Ciudades de mundos distópicos que las ficción nos ha regalado

Nuestra imaginación se ha desarrollado más con las series y películas que tenemos a nuestra disposición gracias a su gran variedad en temas que podemos encontrar dentro de estas, así como también las ciudades ficticias en que se desarrollan, pues nadie va a negar que algunos son tan geniales que ganas de ir, no faltan.

Debes leer: Algunos turistas quieren visitar Wakanda y buscan reservas en internet

Ciudades como Westeros, Ciudad Gótica, entre otras, se encuentran dentro de mundos literarios que han sido llevados a la pantalla y así se se hicieron más conocidas entre las personas.

 

1. Yoknapatawpha a Maycomb

Ciudades de mundos distópicos que las ficción nos ha regaladoYoknapatawpha significa “aguas que se dividen”, esto según la lengua aborigen de los chickasaw, ubicados al norte de Mississippi. Sin embargo, William Faulkner, creador de esta ciudad imaginaria, indicó que el nombre significaba “agua que fluye lentamente sobre la pradera”.
Sin embargo, recordemos que el primer significado es el más cercano, pues solo miremos como la lectura se desarrolla entre una problemática 6 mil blancos y 20 mil negros.
Harper Lee, la autora y responsable de Maycomb, se basó en el lugar de donde nació para la creación de este lugar y es muy parecido a Yoknapatawpha.
El palacio de justicia preside su plaza mayor, entre el ayuntamiento y la prisión. Su principal avenida muestra las mansiones de los señores del algodón y el tabaco. La estirpe maldita se hacina en las afueras. Un espacio segregado en el cual todo es —y debe ser— tal como parece. Atticus Finch lo tuvo difícil para impedir el linchamiento de otro Tío Tom acusado de violar a la reina de la fiesta. Hoy es considerado un héroe racial… en un país donde se siguen matando ruiseñores.

2. De Fairview a Hellʼs Valley
Su lado opuesto nos lleva hacia el Sun Belt americano. El inmenso sol de California permite observar las hermosas viviendas de Fairview y las de Hill Valley, un lugar donde se ubica todo un escenario de Mujeres Desesperadas, en el epicentro de Wisteria Lane.

Todo el ambiente creado por Marc Cherry es una paz total y que solo podría ser comparable con El Show de Truman. Sin embargo, aquí todos tiñen una mentira por querer ocultar su infierno como vida doméstica.

03 Ciudades de mundos distopicos que las ficcion nos ha regalado

A pesar de ser una ciudad ficticia, en la vida real podemos encontrar esos nombres en ciudades como Irlanda y Canadá.

Marty, el protagonista de ‘Volver al futuro’ junto al Doc, vive en otro lugar ficticio llamado Hill Valley entre el que viaja por el tiempo. Aunque, en un viaje 60 años después, se ve como el nombre ha cambiado de Hill Valley a Hell’s Valley, el Valle del Infierno.

 

3. Metrópolis, capital de Discomundo

Aunque podría llamarse también Gotham City, es la capital de todo Discomundo y alberga toda una gran ciudad circular, según lo indica el propio Terry Pratchett. Surge como una idea de los grandes rascacielos existentes en la ciudad de Nueva York y se crecía con el mito de la Torre de Babel.

En Metrópolis se vuelven realidad nuestras peores pesadillas porque en ella ves personajes conocidos, pero muy raros. Por ejemplo, ver a una Virgen María o a una Eva que tiene más parecido al C3PO de Star Wars, no es algo tan común.

Debes leer: 9 lugares en que se grabó Star Wars que puedes visitar en tus próximas vacaciones

Todo gira en el mundo de Discomundo, la cual es considerado con un particular parecido con Gotham City, según Neal Adams, el guionista de la saga de Batman, pues la ciudad del héroe murciélago acaba con todo lo vertical de la vida desde su entraña más profunda.

4. Derry, a un paso de Vigata

Solo veamos una comparación entre las ciudades ficticias de Stephen King y la Vigata de Andrea Camilleri. Distancia entre uno y otro son solo los libros en los que se encuentran. Esto debido a que la ciudad donde King desarrolla sus novelas es una excelente vista arrecife de Porto Empedocle que Camilleri vuelve en una Vigata.

Y aclarar que no es la única referencia, pues de la misma forma que bautizó a su comisario con el nombre de Montalbano, en honor a nuestro Vázquez Montalbán. Vigata es la mejor referencia que se tiene de las ciudades distópicas italianas. Calles desiertas, cabezas de caballos en la cama, ni un turista, entre otros. ¿Las víctimas? Bueno, parecen las de Stephen King.

Un payaso asesino de niños que se vuelve en el principal temor de todos bajo un clima de violencia latente. “Una única arteria atravesaba la ciudad de lejos, parecía una cicatriz”, escribía King en su libro. Este hecho se encuentra basado en hechos reales que nos transporta hasta la cicatriz de Irlanda del Norte, donde se encuentra el Derry real. Una marcha católica pacifista que se saldó con quince muertos en 1972.

El héroe ucrónico de King en 22/11/1963, Jake, no pudo llegar a tiempo para impedir el asesinato de Kennedy. Por otro lado, la municipalidad de Porto Empedocle se propone introducir a su topónimo el de Vigata. En ese paisaje de arqueología industrial laten cien Vetustas a la espera de un Clarín que las despierte.

5. Otra Vetusta llamada Plassans

Nuestro Leopoldo Alas vino después porque primero es Zola. Su Plassans provenzal es algo que no se queda por nada ante el trabajo de Oviedo de don Álvaro de Pas y su Regenta. Zola se inspira en una calle cercana al Aix-en-Provence, Flassans. De ahí en adelante, los paralelismos entre las obras de los dos grandes del naturalismo resultan palmarios.

En Vetusta todo se hace según el capricho de los Ozores-Quintana, mientras que en Plassans imperan los Rougon-Macquart. “Viven apartados de todo movimiento moderno aturdidos por el peso de las convenciones”, es lo que escribe Zola sobre ellos.

¿Qué diría Clarín, quien tuvo que publicar su novela en Barcelona para salvar el escándalo suscitado en la capital asturiana? A tanto llegó la indignación de los pudientes que el obispo dictó una pastoral le condenó a la excomunión. Una condena parecida, por no decir igual a la que sufrió Zola tras la publicación de su Jʼaccuse.

6. Al este de Westeros

George R. R. Martín ideó la ciudad de ‘Game of Thrones’ inspirado en la fundación de Roma. La ciudad de las siete colinas, los siete reinos. Westeros representaría su fase de esplendor, pero los señores de Winterfell saben que el invierno se acerca. Su Muro de Hielo recuerda tanto la Gran Muralla China. Los de Martin recuerdan un cruce entre los hunos y los vikingos. Parecen muy salvajes, pero sus atrocidades se quedan en juegos de niños si las confrontamos con las perpetradas entre los señores de los todopoderosos clanes, quienes hacen lo que sea con tal de tener el control del Trono de Hierro.

Conspiraciones florentinas, reyes locos a la manera de nuestro Hechizado, y también el denominado Mano del Rey que no tendrían nada que envidiar al conde duque de Olivares. Toda una enciclopedia de guiños históricos que rivaliza con los míticos de Tolkien.

Debes leer: La serie de El Señor de los Anillos demorará algunos años en llegar

El Coloso de Rodas resucita en el que ve pasar entre sus piernas los navíos que acceden a Braavos.. Como si lo mejor de Babilonia, Persépolis y Shangri-La se fusiona a la sombra de las pirámides. Sin embargo, todo ese friso de gloria apenas oculta una guerra milenaria que remite tanto al choque de civilizaciones como a los infiernos del poder dentro de cada una de ellas.

Ver más sobre Cine y Series en VoBo.

Síguenos en FacebookTwitter y Youtube.

Comentarios