Mundos perfectos de la ciencia-ficción que te atraparán al instante

En algún momento ya hablamos de las ciudades distópicas y de series distópicas como es ‘El Cuento de la Criada’, ‘Black Mirror’ o la misma ‘Westworld’, pero ¿y si todo fuera al revés, es decir, mundos libres y perfectos?

La ciencia ficción, en más de una ocasión, nos ha enfrentado a crudas realidades donde la intolerancia y el totalitarismo tienen una fuerte presencia, donde las mujeres son reducidas a simples objetos de casa y otros en donde la tecnología juega un rol muy importante en el poder de la sociedad.

Debes leer: Ciudades de mundos distópicos que la ficción nos ha regalado

Las distopías se encuentran en una sociedad pesimista, pero que de alguna forma resulta llamativa para el lector. Sin embargo, cuando parecen copar toda la ficción especulativa, gracias en parte a sus versiones en serie, es donde recordamos que el término distopía proviene del mismo origen semántico que utopía.

Mundos perfectos de la ciencia-ficción que te atraparán al instante

El término utopía es usado por primera vez en la obra de Tomás Moro de 1516, en donde hacía mención que el ser humano siempre ha idealizado con mundos en los que podamos vivir en paz y en el que no exista preocupación alguna.

La ciencia ficción también intenta crear esta posibilidad en la pantalla, porque si existen mundos distópicos que se apegan a la realidad, ¿por qué no puede existir el contrario?

Hemos recopilado una serie de novelas modernas que intentan mostrarnos realidades utópicas, pero no creas que porque el mundo luce tranquilo, siempre es así.

El cambio de la distopía por la utopía

La Isla (1962) de Aldous Huxley

02 Mundos perfectos de la ciencia ficcion que te atraparan al instante

Huxley escribe esta novela como una muestra positiva que no había enseñado en ‘Un mundo feliz (1932), la cual es de sus escritos más conocidos y nos enseña una sociedad centralizada y con un alto avance de la tecnología, todo lo negativo.

Cosa que no sucede con ‘La Isla’, donde se ve a toda una sociedad ideal, que se desarrolla en la Isla de Pala y a la que llega un periodista que entra en contacto con esta gente.

Pala, es un lugar donde la gente vive feliz y conviven tanto los avances tecnológicos occidentales como la espiritualidad oriental.

03 Mundos perfectos de la ciencia ficcion que te atraparan al instante

La tecnología vista en esta novela no se desecha, pero solo se utiliza la que realmente sirva para un avance en la sociedad. Por ende, la industrialización no ha llegado a sus habitantes, pero ellos tampoco la desean.

La sociedad de la novela consume una droga llamada moksha para poder aprender nuevas cosas más rápido. Además, los infantes de “La Isla”, crecen lejos de sus padres para evitar ser una carga de forma recíproca.

Aunque parece que todo guarda una excelente relación, el final de esta novela guarda más que un lado tenebroso, algo inimaginable.

Men Like Gods (1923) de H.G. Wells

Una de sus obras más conocidas es “La Guerra de los Mundos” (1898), sin embargo, una vez indicó que estaba cansado de escribir “sobre mundos destinados a destruirse a sí mismos”, por lo que se animó a crear una historia donde no existía la política ni la religión.

Los únicos límites que existen en esta sociedad son la privacidad, la libertad de pensamiento, movimiento, discusión y crítica abierta.

Los habitantes de este lugar distópico, estudian unos libros que ellos llaman como ‘los días de confusión’.

Si bien la historia de Wells parece bastante ligera, los problemas empiezan cuando como a existir un choque de culturas ante la llegada de terrícolas.

Utopías y su ambigüedad

Por otro lado, hay autores que si bien no utilizan el término “utopía” para referirse todo lo bueno, hay otros autores que lo han hecho bajo un concepto demasiado ambiguo, en ocasiones.

Los Desposeídos (1974) de Úrsula K. Le Guin

Úrsula K. Le Guin, autora además de las obras de Terramar, muestra un mundo perfecto, pero a la vez ambiguo en “Los Desposeídos”.

Los humanos han logrado colonizar la galaxia y se han desarrollado en distintos planetas. Uno de estos, es Urras y su luna Anarres, donde se autoexilió un grupo de revolucionarios que hasta cambiaron la composición del lenguaje como “la herramienta que uso yo” en vez de decir “mi herramienta”.

La utopía de Anarres empieza cuando uno de los protagonistas, un filósofo y físico, desea desarrollar un nuevo sistema de comunicación interestelar. Anarres, sin embargo, no se lo permite, pues no debe contactar con investigadores que sean ajenos a su lugar de nacimiento.

A pesar de estas indicaciones, decide irse de igual forma del lugar para llegar a Urras, en donde prima el capitalismo, muy distinto de donde él vive, donde todo está dirigido por un líder que dice pensar en los demás. Muy parecido a la Guerra Fría.

La limitación que se presenta en la obra es para lograr que se pueda preservar su estilo de vida.

Serie La Cultura (1987 – 2012) de Iain M. Banks

El escocés Banks nos muestra a su sociedad llamada La Cultura, en la que viven humanoides que han logrado superar cualquier clase de escasez, mientras que la administración de todos las cosas están a cargo de un grupo de Inteligencias Artificiales que no tienen ningún error.

Banks publicó un total de 10 novelas en torno a esta historia, en donde la principal problemática es qué hacer en el tiempo libre.

A pesar que todo parece ir bien, la ambigüedad empieza cuando los pobladores de La Cultura, deciden llevar su estilo de vida a otras personas usando técnicas de espionaje y otros.

Los puntos de vista que se pueden ver en esta serie de novelas es muchas veces de personajes ajenos a la realidad que se vive dentro de la novela, pues esta obra busca mostrar sobre todo lo imperfecto que sería que todo fuera perfecto.

Mundos sin diferencia de géneros

En algunas obras, también hemos visto cómo se plantean algunos autores ha erradicar las diferencias de género. Por ejemplo, Le Guin lo hizo en su momento con “La Mano Izquierda Oscuridad” (1969), donde el protagonista se topa con una sociedad de puros hermafroditas que cambian de sexo.

Sin embargo, este tipo de novelas viene de mucho más atrás. Por ejemplo, en “Herland” (1915) de la escritora Charlotte Perkins Gilman, se nos muestra como un choque cultural entre tres hombres y una sociedad de mujeres que han conseguido procrear entre ellas mismas.

Por otro lado, “The Female Man” (1970) de Joanna Russ, nos muestra a cuatro mujeres con realidades distintas. Una de ellas convive en el mundo real, dos en distopías y una tercera en una utopía que se encuentra en una sociedad solo de mujeres.

Sin problemas medioambientales a futuro

Desde el punto de vista ecológico, también podemos encontrar novelas, como es el caso de “Ecotopia” (1970) de Ernest Callenbach, quien dentro de la obra plantea que para 1999 California se separaba de los Estados Unidos y que ellos podían convivir con el medioambiente.

Aquí, los vehículos son eléctricos y tanto el animal como el humano pueden convivir en paz. Además, se goza de plena libertad, donde existe un concepto de familia mucho más amplio y flexible que la tradicional. Callenbach siempre consideró que este hecho sí podía darse con los años.

Kim Stanley Robinson nos muestra un mundo muy parecido en “Pacific Edge” (1990), la cual forma parte de una trilogía con 3 futuros posibles para California. Dos de ellas en realidades distópicas y una en la que los ciudadanos han conseguido llegar a un mundo sostenible para el 2065.

Sin embargo, a pesar que se muestra una formación utópica, esta novela también deja ver todos los obstáculos que existe para el desarrollo y el cuidado del medioambiente, siendo mucho más realista que “Ecotopia”.

Ver más sobre Cine y Series en VoBo.

Síguenos en FacebookTwitter y Youtube.

Comentarios